Ponencia FEUE


La vigencia del pensamiento de Carlos Marx en la educación.

Carlos Marx desde su juventud y como estudiante universitario se involucró en las luchas del pueblo alemán donde empezó a cimentar las bases del pensamiento revolucionario, que desde entonces en los procesos de lucha que surgen por todo el mundo sus ideas están presentes, hoy recordamos y defendemos su legado teórico y práctico, como elementos esenciales para comprender críticamente y transformar estructuralmente a la sociedad capitalista.



Entre sus muchas aportaciones teóricas es necesario señalar dos de ellas como El Manifiesto Comunista, que sintetiza el pensamiento de Marx y Engels, en él se expresa la esencia del marxismo; la teoría de la realidad, la crítica de todo lo existente, el proyecto de emancipación y la interpretación práctica para la transformación del mundo.


El Manifiesto es ante todo un llamado a la acción, a la transformación de la sociedad capitalista explicada casi en su totalidad de detalle en la obra de Marx y referida de manera concreta en el documento programático, las razones del porqué es necesario superar al capitalismo están ahí en las páginas de El Manifiesto, pero tanto Marx como Engels siempre fueron prudentes en describir la sociedad futura comunista, dibujan algunas líneas a seguir y algunos aspectos necesarios para dejar atrás la explotación y opresión capitalista, mas no plantean un molde estático y dogmático, como se ha querido decir tergiversando sus escritos, desde luego, lo anterior llevado a cabo por los oportunistas al servicio del capital.

El Capital, la obra cumbre de Marx, cumple ciento cincuenta y un años de publicada en septiembre de 2018, en ella se revela la especificidad de la explotación en el capitalismo y examina las formas de justificación ideológicas, y demás ilusiones que genera para poder funcionar. Es una obra clara escrita para contribuir al movimiento obrero que convulsionaba el mundo, busca proporcionar claridad en la lucha, pues enumera, desenmascara y explica el orden del capital, su naturaleza antagónica, destructiva e inhumana. Con claridad expone Marx los motivos y razones por las cuales es inútil la ilusión de que el capital puede ser reformado, mejorado o humanizado, y que para ello el Estado habría de contribuir, El Capital es la obra demoledora de la razón del capitalismo y la luz anunciadora de la necesidad de la construcción de otra sociedad de carácter socialista.

Karl Marx no desarrolló una obra completa para analizar el fenómeno de la educación en el sistema capitalista pero sus dos obras “El Manifiesto Comunista y “El Capital” dan líneas claras de como el padre del socialismo moderno concebía la educación, para Marx el tipo de educación debe llevar la gente a su emancipación, en especial la de la clase obrera, la cual tiene menos posibilidades de recibir una educación adecuada a comparación de las clases altas, a las cuales Marx critica de usar a la educación como instrumento que mantiene y sustenta las diferencias sociales, ya que la instrucción escolar en manos del Estado capitalista no educa a las generaciones para el cambio social. Cuando analiza la educación ofrecida a los obreros en el escenario de la Inglaterra del siglo XIX, menciona que, “la educación en general depende del nivel de las condiciones de vida y lo que la burguesía pretende por educación moral burguesa refuerza los principios burgueses” (Marx & Engels, 1976).  Se subraya que, si bien para el modelo burgués la enseñanza se presenta como un medio de ascenso social para todos, independientemente del origen social, en los hechos se reproducen, para el futuro, las condiciones de saber y de ignorancia indispensables para que continúe la marcha de explotación burguesa.

Entre las principales ideas que Karl Marx propone y que influyen en la educación están las siguientes:

Respecto a la relación entre el hombre y la sociedad, el autor establece que es a través del trabajo que el hombre da forma a la sociedad que lo rodea; de forma individual y colectiva. De hecho, el postulado de su teoría de la ideología propone que “El ser consciente es la expresión real”, es decir, que el origen de las ideas se encuentra en las relaciones sociales cotidianas –la convivencia con los otros- específicamente se refiere a las relaciones sociales de producción y de cambio. Por este motivo, dice que la escuela no es el único lugar donde se generan y transmiten ideas.

Por su parte, su ideología instrumental señala que la clase pudiente –la que posee los medios de producción- tiene en sus manos la manipulación de los medios de producción individual. Es así que, esta clase al tener el poder en sus manos, tiene el control de la conciencia de la sociedad, logrando que la sociedad piense lo que mejor convenga a sus intereses.

En lo que respecta a la escuela, colegio o universidad, como mecanismo de producción, Marx establece que estas preparan para el trabajo de dos formas: la primera es mediante la cualificación, que es el proveer al hombre de conocimientos o destrezas que podrán ser aplicadas de forma directa o indirecta en la actividad productiva. Y la segunda forma, es mediante la disciplina que consiste en dotarle de actividades o disposiciones que le darán la oportunidad de integrarse en la estructura social de la producción, algo que podría definirse como la socialización del hombre para el trabajo.

Además, dice que el sistema escolar acrecienta la desigualdad económica entre los estudiantes, al provocar que éstos ocupen una posición en la desigual estructura social y económica, llamando al sistema escolar “Mecanismo de distribución o asignación”. Uno de los planteamientos más importantes que Marx establece en torno al asunto educativo, es su Sociología del Conocimiento la cual invita al ser humano a entender el conocimiento en términos de su génesis y no sólo en cuanto a su validez. Entender el conocimiento de esta forma implica cuestionarse acerca de su origen, de un porqué y de un para qué. Trasladando esta premisa a la educación, podría decirse, que invita a no ver la organización escolar como un derivado de imperativos técnicos organizativos alejados de la realidad.

De hecho, su teoría educativa se basa en la crítica que realiza la educación propia del capitalismo, al afirmar que aporta concepción unilateral del hombre. Así, en la sociedad capitalista hay escuelas y enseñanzas que están dedicadas a los hijos de los obreros y en ellas se les enseña a ser obreros; asimismo, se dan escuelas burguesas para los hijos del capital en las cuales se les enseña a ser patronos. En las primeras, la educación que se recibe es fundamentalmente de tipo manual-profesional, en cambio en las segundas la formación es sólo intelectual. Aquí estriba, según Marx, la formación unilateral del hombre y no tiene posibilidad de desarrollarse plenamente.

La alternativa marxista a la educación capitalista se centrará en el logro de una formación unilateral del hombre, es decir una formación total, completa, integral, que desarrolle todas las posibilidades por un igual en todos los hombres. Es decir, una formación que se asienta en una escuela que aporte el desarrollo manual e intelectual a todos, independientemente de su origen. La escuela ha de formar trabajadores intelectuales e intelectuales trabajadores, ya que el hombre, cualquier hombre, por naturaleza, es capaz de hacer y de pensar, que como se ve no sólo se refiere a la unificación de clases sociales sino fundamentalmente a la unificación formativa que toda escuela debe impartir; asimismo también se desprenderá de ella la importancia del trabajo en la pedagogía marxista.

En el Ecuador el modelo educativo no ha cambiado a favor de los pueblos y los trabajadores. el modelo tecnocrático y de meritocracia educativa se ha ido imponiendo a lo largo de esta última década, es así que en las últimas reformas educativas ha primado el interés de “preparar al joven para la vida laboral” convirtiéndola a la educación en un privilegio de pocos y no un derecho de todos.

El manejo de la educación superior en la última década se basó en imponer el discurso meritocrático, tecnocrático y anular la libertad de pensamiento en la Universidad al puro estilo del “Neoliberalismo Ecuatoriano” se copió modelos de evaluación de Europa, Norte América que no respondían a las necesidades que demanda el pueblo ecuatoriano de la educación superior, se redujeron presupuestos para las universidades públicas y proliferaron las universidades particulares, aumentó la precariedad  en la contratación y explotación docente, se llegó a privilegiar a ciertas carreras con alta demanda, el correísmo implementó el “neoliberalismo educativo” algo que contradecía su discurso de “Revolución Educativa”

Estas políticas en educación superior se acompañó de un control y disciplina que buscaban la lógica de competencia y eficiencia empresarial, llegaron a inventarse un monitoreo de la calidad de la educación e investigación, la revolución ciudadana adoptó el paquete completo de las tecnocracias del sistema capitalista: rankings, revistas indexadas, número de patentes entre otros.

La propuesta de la FEUE de aumentar la participación estudiantil en la elección de autoridades y el cogobierno, aumento en la participación estudiantil en el CES, implementación de guarderías universitarias, El proyecto de Reforma de la LOES presentado por el C.E.S., a la Senecyt y la Asamblea Nacional, es el fruto de la lucha emprendida por la FEUE Nacional, junto al movimiento estudiantil y todos los sectores universitarios, que conseguimos además se incorporen algunos artículos presentados en nuestras propuestas. La realización de dos marchas nacionales, cada una con más de 2.000 estudiantes, el 47º Congreso Nacional de la FEUE, con la presencia de más de 2.500 estudiantes de 16 universidades públicas del país, los distintos mítines, plantones, movilizaciones, la difusión en los principales medios de comunicación, reuniones, entre otros, realizados en el transcurso de estos 7 años de impuesta la LOES, nos han permitido tener ahora una VICTORIA PARCIAL.

En nuestra propuesta; conseguimos que el presupuesto de las universidades que no se gasta hasta el final del año fiscal regrese obligatoriamente a la universidad para ser invertido en desarrollo de ciencia y de investigación; logramos implementar una serie de derechos estudiantiles, entre ellos la constitución de las guarderías universitarias o centros de desarrollo integral; el derecho de los docentes a la libertad de cátedra; la democratización de los requisitos para ser profesores; logramos ampliar la representación de los estudiantes dentro del C.E.S.; la incorporación de la Educación Intercultural Bilingüe Superior; el reconocimiento del cogobierno efectivo, democrático y participativo; la lucha contra el acoso y el abuso de poder dentro de la universidad; la obligación de que las y los rectores rindan cuentas del plan de trabajo que presentaron en sus campañas; recuperamos la posibilidad de escoger la carrera y la universidad donde queremos estudiar; logramos eliminar la tipología de las universidades, ahora todas las universidades, como debe ser, son instituciones de docencia e investigación; conseguimos la evaluación estudiantil al docente; entre otros.

 La juventud estudiantil es consciente que una verdadera trasformación en la educación no se la logrará alcanzar dentro del sistema capitalista, y es por eso que es necesario organizar a las juventudes para que se involucren en la lucha por la liberación social y construir el socialismo.
Para finalizar señalamos que al celebrarse el Bicentenario del nacimiento de Karl Marx sus ideas, escritos y postulados están aún más vigentes que nunca en el ideario de la gran parte de la juventud, ecuatoriana, latinoamericana y mundial que se organiza en el aula, en las universidades, para luchar junto al proletariado por la construcción de la sociedad socialista.

¡Viva el Bicentenario del nacimiento de Karl Marx!
¡Viva el marxismo leninismo!


   Comité Nacional de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador.

Comentarios

Entradas populares