Ponencia CNCP Martinica


CONTRIBUCIÓN DEL CNCP DE MARTINICA
Presentado por Roberto SAE
Responsable de Asuntos Exteriores del CNCP

     Desarrollaremos tres puntos en esta contribución:
-          La evolución de nuestra comprensión del marxismo leninismo.
-          La necesidad de la lucha contra la alienación y el mimetismo en nuestra militancia.
-          La importancia de una mejor articulación entre la teoría y la práctica.

1.- La evolución de nuestra comprensión del marxismo leninismo.

“El marxismo no es un dogma sino una guía para la acción, el marxismo es una ciencia que debemos estudiar y utilizar para analizar la realidad con el fin de que nuestra acción sea realmente revolucionaria”.

Como todos los que se han comprometido en la acción política bajo lavandera del marxismo leninismo aquí algunas afirmaciones que no hemos dejado de repetir. Pero cuanto activamos, más nos damos cuenta de lo lejos que nos resta por recorrer con el objetivo que estas convicciones sean plenamente traducidas en nuestra práctica.

El método puesto en práctica por Marx, Lenin y los otros teóricos de la revolución para analizar el capitalismo y el imperialismo les condujo a destacar las leyes científicas que prevalecen en la evolución de las sociedades. Tenemos la intensión de actuar sobre la base del conocimiento de estas leyes, pero a pesar de nuestros intentos, aún prevalece en nosotros la tendencia a forzar la realidad sobre la cual nosotros debemos actuar para enmarcarnos en las conclusiones expuestas por los teóricos del marxismo y que se derivan del estudio de realidades diferentes, que son aquellas de otros espacios humanos y de otras épocas históricas.

Uno de los elementos que explica esta situación es la subestimación en nuestros análisis de la realidad y en la elaboración de nuestro proyecto revolucionario con los aportes de las otras ciencias que, a lado de la ciencia marxista leninista, nos permiten acceder a la comprensión de la realidad del mundo. Pensamos en la psicología, sociología, ecología, etc.

Desde este punto de vista, existen personas que no han leído ningún libro marxista, a veces incluso, políticamente opuestos a los marxistas, pero que, en la práctica lo utilizan como M.Jourdain utiliza la prosa, una mejor aplicación del marxismo que ciertos militantes marxistas. Esto se debe a que, gracias a un aproximamiento ecléctico, ellos analizan científicamente la realidad. En cuanto a los teóricos, a los estrategas y a los propagandistas de nuestros enemigos de clase ellos toman cuidadosamente en cuenta los aportes de la ciencia marxista, mientras la demonizan (para que las masas no la apropien). ¡Nosotros hemos podido descubrir un manual de formación de los oficiales superiores del ejército francés que dedican un importante capítulo al conocimiento del marxismo!

Con base en estas observaciones nosotros hemos intentado otorgar una atención más consecuente a los aportes de las otras ciencias y aplicar un enfoque multidisciplinario en nuestras reflexiones, también nos hemos esforzado en observar y escuchar menos dogmáticamente a las otras organizaciones y movimientos que trabajan en terrenos no específicamente políticos (ecología, economía alternativa, e incluso espiritual). Este enfoque nos ha conducido a descifrar mejor un cierto número de situaciones y a sacar conclusiones que atribuyen a una mejor eficiencia en nuestras elecciones teóricas y prácticas.

En el marco de nuestra práctica en Martinica ejemplo, hemos podido identificar que el desconocimiento de los aspectos culturales y psicosociales era un claro obstáculo para la efectividad de nuestra intervención política, la profundización de estas cuestiones (gracias a la iluminación de Frantz FANON), nos llevó a considerar que uno de los frenos para el desarrollo de las condiciones subjetivas necesarias para la transformación revolucionaria es el hecho que la sociedad martiniqués está gangrenada por lo que nosotros hemos llamado “síndrome de lynch”.

De esto es lo que se trata: en nuestro país colonizado el pueblo martiniqués está constituido esencialmente por africanos deportados y esclavizados. Nuestra historia es aquella del desmantelamiento de las estructuras sociales y familiares tradicionales, de la “objetificación” de los seres humanos, de la codificación y de la institucionalización del racismo, de la represión brutal y de las torturas, de una empresa sistemática de des culturalización y luego de asimilación. Todo esto generó un traumatismo profundo que se perpetúa de manera epigenética, pero también debido a la dominación colonial.

¿Cómo un trabajo revolucionario podría responder sin tener una respuesta a esta problemática?
En definitiva, nosotros hemos comprendido que para una aplicación fecunda del marxismo leninismo debemos extirpar de nuestro pensamiento y de nuestra práctica política toda forma de alienación y de mimetismo.

2.- La necesidad de la lucha contra la alienación y el mimetismo en nuestra militancia   

Haciendo un balance de nuestra política, ya de casi medio siglo, así como las lecciones del movimiento revolucionario internacional, hemos considerado que para ser capaces de asumir nuestra misión revolucionaria era indispensable afinar nuestras concepciones en asuntos políticos, institucionales, económicos, filosóficos y culturales.

Inconscientemente o no, estamos influenciados por la ideología burguesa dominante. Estamos sumidos bajo el peso de nuestra formación escolar y universitaria, del entorno cultural y de la propaganda masiva de nuestros enemigos de clase. También debemos ser particularmente vigilantes en la lucha contra las tendencias negativas que son las siguientes: 

      a)      La jerarquización errónea de los frentes de intervención

¿Qué militante en un momento u otro no idealiza la lucha armada como la expresión final de la lucha revolucionaria? Nos planteamos la pregunta para ilustrar el hecho que las formas de considerar los diferentes frentes de lucha pueden ser sesgadas al punto de influenciar sobre las orientaciones políticas mientras que deberían ser solamente los campos de aplicación de éstas. Por lo tanto, el compromiso sobre el frente sindical o sobre el frente electoral puede devenir en un engranaje que conduzca a apartarse temporal o definitivamente de la estrategia revolucionaria global. Esta situación abre la puerta a desviaciones ya que a falta de una brújula ideológica muchas personas son las que, sobre los frentes concernientes desarrollan prácticas y se muestran como objetivos como desea la burguesía. *

*Ejemplo: quienes llaman a las masas a movilizarse contra dos mandatos y no contra los abusos de las multinacionales. 

      b)     La concepción elitista y piramidal de la sociedad y de la organización política

El peso de la ideología burguesa se hace particularmente sentir en la forma de concebir la organización de la sociedad, las instituciones e incluso el rol de la vanguardia revolucionaria.
Alienados por una concepción elitista y piramidal de la sociedad, algunos llegan a negar la prevalencia del pensamiento colectivo y a considerar que el control del poder es solo para su organización y sus dirigentes, lo que equivale a la victoria. De hecho, es un avatar del sistema que está allí, y obviamente está en total contradicción, tanto con el objetivo de la toma del poder por el proletariado como con los principios que indican que “son las masas las que hacen la historia” o que “los trabajadores se liberarán ellos mismos”.

      c)      El subjetivismo en la lucha ideológica.

Los rezagos de la ideología burguesa pueden conducir también, porque uno está convencido de haber analizado científicamente la realidad y de haber elaborado una línea política justa, en utilizar métodos contra producentes en la lucha por eliminar las concepciones oportunistas y las desviaciones.
Cuando la pedagogía se substituye por la denuncia virulenta, no corremos el riesgo de cambiar la realidad y sobretodo no sacamos las buenas lecciones del pensamiento de Karl Marx que nos enseña que: “no es la conciencia de los hombres la que determina su existencia, es al contrario, su existencia social es la que determina su conciencia”.
Este aspecto no cuestiona absolutamente en causa la necesidad de desarrollar la lucha ideológica permanentemente. Se trata, por el contrario, que para que sea efectiva, es necesario deshacerse de toda forma de subjetivismo con el fin de poner efectivamente al servicio de nuestros objetivos de transformación revolucionaria.

*Ejemplo: en nuestra denuncia de los Rastas existe una justa evaluación del movimiento “afrocentrista”.

*¿No hay lecciones a sacar de la capacidad de los imperialistas para hacerle frente a los pueblos y a los países progresistas en disputa de sus contradicciones de intereses?

    d)     La reproducción de los esquemas del viejo mundo en la elaboración del proyecto alternativo
En nuestro regocijo sobre la revolución de numerosos países que se liberaron de la dominación colonial directa, nosotros podemos constatar que la sola independencia no permite una transformación radical de la sociedad*

*Aun cuando la lucha de liberación haya sido conducida por dirigentes antimperialistas consecuentes. La razón es que las instituciones y el modelo económico puesto en lugar después de la independencia no rompieron con las concepciones propagadas por la burguesía occidental. Si nuestra ambición es cambiar el mundo nosotros debemos aprender las lecciones.

Últimamente, muchas voces, incluidas aquellas antimperialistas, han hecho un llamado a la industrialización del África y aplauden la creación de “nuevas empresas” en el Continente. Dicho de otra manera, para que los pueblos africanos resuelvan los problemas de pobreza, de catástrofes naturales de saqueos del Continente, de las guerras y del terrorismo, la solución sería que ellos se hundan en el magma de la globalización neoliberal, del productivismo y de la competitividad. ¿Quién, hoy en día no ignore que ese modelo genera el crecimiento de desigualdades, de explotación de la pobreza, la destrucción del tejido social, del medio ambiente y la vida, en fin, que ese modelo conduce al mundo a su autodestrucción? Añadimos aquí que los desgastes causados por la revolución industrial orquestada por la burguesía no parecen haber servido de lección. La moda por la “revolución digital” es tal que las advertencias hechas por los expertos científicos y los ecologistas sobre los efectos de las nuevas tecnologías sobre la salud de los seres humanos y las consecuencias en materia de contaminación, no impide que ella se extienda en todos los rincones del planeta.

Por lo tanto, a los antípodas de toda alienación se trata de concebir, a través del proyecto revolucionario la reorganización de la producción, de los servicios y de la repartición de los bienes con el fin de satisfacer las necesidades fundamentales del conjunto de la población, respecto de todos los ecosistemas. Desde este punto de vista, las estrategias desarrolladas por las masas populares sobre el plan económico y en sus relaciones sociales por adaptarse al mundo, asegurar su subsistencia o para resistir a la explotación y a la opresión pueden constituir una base sólida para la construcción de un sistema alternativo*

*De ahí la necesidad de estudiar científicamente los resultados de la economía no controlada institucionalmente de los cuales no se toma suficientemente en cuenta el hecho que su peso es sin duda más importante que de la economía “oficial”.

e) La subestimación de los aportes civilizacionales de los pueblos no occidentales 

Uno de los más grandes crímenes de los invasores colonialistas es que, para justificar ideológicamente su hegemonía, durante siglos (hasta hoy en día), practican sistemáticamente la denigración de la cultura y de las civilizaciones de los pueblos no occidentales. Los ritos y las religiones de éstos han sido caricaturizados, sus saberes y sus inventos ocultados o abusivamente atribuidos a “civilizadores” europeos. Paralelamente la propaganda dirigida a idealizar su cultura y su civilización occidental no ha sido jamás menos intensa. Esto explica la dificultad que tienen ciertas personas para tener en cuenta los saberes y las experiencias populares que emanan de las civilizaciones no occidentales en la elaboración de un proyecto alternativo de sociedad*. Para salvaguardar nuestro mundo y para que la emancipación de la humanidad de un nuevo salto es definitivamente obligatorio deshacerse de esta alienación.

*En este sentido las instituciones tradicionales, los mecanismos que permiten la cohesión social, la relación con el entorno, que en el tiempo y en el espacio prevalecen en las sociedades no occidentales son áreas para el estudio, a nuestros ojos tienen una importancia capital.

3.- La importancia de una mejor articulación entre la teoría y la práctica

A menudo, desde que nosotros nos involucramos en la acción política, hemos debido constatar que el resultado de nuestras acciones no respondían a nuestras expectativas y no hemos sido regularmente enfrentados con el hecho de que los militantes, víctimas del sentimiento de “chayé del an –panyé” *, bajen los brazos, por lo tanto siempre nos hemos esforzado por dar un lugar significativo a la reflexión, a la elaboración y orientaciones políticas justas y al mismo tiempo, de militar de forma sostenida junto a las masas populares.

*Llevar agua en una canasta

Analizando lúcidamente las razones de ésta situación hemos culminado admitiendo que nuestras decisiones tácticas, que nuestras acciones no han estado siempre adecuadas con nuestras intenciones. Para nosotros este desfase resulta esencialmente de dos debilidades: de una parte, la subjetividad lleva a decisiones inapropiadas en la aplicación de la línea política y de otra parte, las insuficiencias en la toma de disposiciones concretas para asegurar la implementación de orientaciones acordadas. Para ilustrar estos propósitos, citaremos dos ejemplos:

a) Por convicción y sobre la base de nuestra línea política siempre hemos afirmado que para poner fin a la explotación capitalista y a la dominación colonial, debemos imperativamente contribuir a la unidad del pueblo y a su alrededor a las más amplias fuerzas opuestas al sistema. Sin embargo, en ciertos casos, los métodos que hemos empleado en la lucha contra las concepciones y las prácticas oportunistas, han sido simplemente inconsecuentes y han ido en contra de estos objetivos*

*Ejemplo de la mala resolución de las contradicciones en el frente de la lucha sindical.

b) Nuestro segundo ejemplo se refiere al frente de las relaciones internacionales.

Todos somos conscientes que, en el contexto de la globalización neoliberal y de la ofensiva generalizada desarrollada por los imperialistas sobre los frentes ideológicos y militares, sólo la resistencia coordinada de los pueblos puede conducir a la victoria de la revolución. En este sentido los intercambios teóricos, la reflexión común, son indispensables en la elaboración de orientaciones justas y de estrategias válidas. Los comunicados de apoyo a las luchas internacionales, las declaraciones conjuntas, las movilizaciones y las operaciones concretas de solidaridad son, igualmente, esenciales para reforzar la moral de las tropas. Pero seremos capaces en alguna medida de desarrollar una lucha coordinada al nivel requerido por la relación de las fuerzas sin llevar respuestas concretas a éstas preguntas que nos afectan:

“¿Cómo garantizar la circulación de la información alternativa con el objetivo de desarrollar una contra ofensiva coordinada en el frente ideológico? ¿Cómo palear el costo de los viajes y las dificultades para obtener una visa? ¿Cómo superar válidamente la barrera del idioma?” *

*Si no damos una respuesta global a la cuestión de la traducción muy pocos militantes compartirán la riqueza de los aportes realizados en las reuniones internacionales y muchas de las publicaciones que enviamos con grandes esfuerzos a nuestros camaradas extranjeros dormirán en los estantes.

Debemos admitir que nuestras respuestas a estas preguntas son limitadas y que las decisiones que hemos podido tomar no están del todo a la altura, es por eso que les agradecemos calurosamente el haber sido invitado a participar en este Seminario que nos permitirá enriquecernos de sus experiencias en el campo de las relaciones internacionales.

Aquí están por tanto las reflexiones acerca “La aplicación revolucionaria del pensamiento de Karl Marx” que queríamos compartir con ustedes, camaradas, con motivo de éste 22 Seminario.

Estamos en la hora de la madre de las batallas contra los explotadores y opresores. Esta es la reflexión colectiva, el intercambio de experiencia, la coordinación delas acciones entre las organizaciones revolucionarias, particularmente entre las organizaciones marxistas leninistas, que nos abrirán el camino a la victoria. 

¡Viva el 22° Seminario!

¡Viva el marxismo leninismo!

¡Viva la solidaridad internacional!

Gracias por la invitación.


Comentarios

Entradas populares