Ponencia Antonio Guerrero

<LA HUMANIZACIÓN DE LOS SENTIDOS>


El genial teórico fundador del marxismo abordó un tema básico: Junto a su obra científica colosal, el materialismo dialéctico e histórico, la economía marxista: Marx escribió acerca de la < humanización de los sentidos>.

Los sentidos naturales responden a la escala más avanzada del reino animal a través de los cuales aquellos se relacionan con la naturaleza para sobrevivir. 
¿Qué diferencia tiene el ser humano con otras especies animales? El hombre al trabajar socialmente durante el período del para obtener alimentos, protegerse de la intemperie, construyó, por ejemplo, el cuchillo de piedra sílice y diversos instrumentos de producción para aprovechar los frutos de la tierra, ríos y mares y proteger la especie humana. 



Al observar y captar con sus sentidos, racionalizar con su cerebro lo que había construido adquirió conciencia colectiva e individual del significado de lo que había realizado con su esfuerzo y voluntad: obras extraordinarias donde se asentaron comunidades humanas que construyeron en porcelana y barro aperos para cocer y servirse alimentos, viviendas de carrizo y barro, acueductos, armas para pescar, cazar y enfrentar a sus enemigos, trabajos con piedras preciosas, artes iniciales, vestimentas, máscaras, instrumentos para producir música de percusión y viento para celebrar con arte el fruto de sus trabajos sociales. Al racionalizar lo que había construido con sus manos, como había desarrollado la comunicación al construir la lengua adquirió conciencia de sus capacidades sensoriales y cerebrales, del papel de su voluntad, talento y discernimiento para transformar la naturaleza en función de proteger a la especie superior de la animalidad por medio del trabajo humano. 

Esta conciencia diferencia al animal superior consciente, al hombre, del resto de las especies animales más avanzadas. Esta conciencia es muy viva durante el comunismo primitivo pero se obnubila, se pierde progresivamente en las sociedades explotadoras y opresoras debido a que una es la circunstancia histórica en que una colectividad humana primitiva observa y toma conciencia de su papel jugado al transformar la naturaleza en beneficio de sus congéneres. Y otra es observar que el trabajo social no retorna a quienes hacen producir la tierra, las manufacturas, las industrias, sino que su trabajo colectivo sirve para enriquecer a una clase o casta que se apropia de su trabajo social. Esta circunstancia histórica en que una minoría de hombres explota y oprime a la mayoría para enriquecerse destruye la humanización de los sentidos. Bajo las circunstancias económicas, sociales, políticas e históricas en que surge y se impone la explotación del trabajo humano sobre las mayorías para enriquecer a una minoría opresora, que no trabaja, imposibilita observar con ojo humano el fruto del trabajo social de las mayorías. 
Cuando aquellas minorías opresoras ordenan producir a las mayorías trabajadoras, esclavos, siervos u obreros, considera este hecho como de superioridad intelectual sobre el trabajo manual. De este modo los amos, los señores feudales, los capitalistas se deshumanizan y a la vez deshumanizan a las mayorías trabajadoras. Durante las sociedades opresoras se pierde en lo fundamental entre las masas y por supuesto entre las propias clases opresoras esa cualidad innata del ser humano que lo convierte en una especie superior sobre el resto del mundo animal: La humanización de los sentidos

La diferencia entre los seres humanos que durante el comunismo primitivo trabajan para proteger la especie humana y la naturaleza que los provee: desaparece en grado superlativo durante el capitalismo que coloca la enorme capacidad de producción de las masas trabajadoras en las industrias para enriquecer a su clase social explotadora y opresora: Al explotar y oprimir a los trabajadores de la ciudad y el campo se separan abruptamente del trabajo productivo; se distancian históricamente del trabajo manual, e intelectual creador de valores humanos, transformándose en parásitos de sus mismas sociedades opresoras; destruyendo en sí mismas la virtud de la   <La humanización de los sentidos>.

Es tan grave el fenómeno social de colocar como meta el enriquecimiento de una minoría a costa del trabajo de las mayorías que la competencia entre clases opresoras a escala mundial ha conducido a dos devastadoras guerras mundiales; a utilizar la energía del átomo para llevar a cabo genocidios como los de Hiroshima y Nagasaky; vemos ahora como el mundo actual está amenazado con una Tercera Guerra Mundial con armas atómicas; a nombre del enriquecimiento se destruyen vidas de niños, jóvenes y ancianos: Ayer en Irak y Afganistán, en Libia, ahora en Siria; Israel socio del imperialismo yanqui lleva a cabo jornadas genocidas con mísiles contra el pueblo Palestino en la Franja de Gaza; huyendo de quienes provocan las guerras por enriquecimiento se produce la migración colectiva más inhumana y horrorosa que ha provocado que miles mueran al intentar atravesar los océanos pero los causantes de las guerras imperialistas: Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España y otros países imperialistas se niegan a recibir a los migrantes y, como hace el fascista Trump, califica a los migrantes de “animales” y separa a los hijos e hijas de éstos de sus padres. Y son los pueblos, los movimientos de mujeres en los propios Estados Unidos, en Inglaterra que se movilizan contra estos modernos genocidios.

Debido a esas circunstancias históricas es que se han producido, se producen y producirán revoluciones sociales contra las clases explotadoras y opresoras; de entre ellas las revoluciones sociales proletarias, que, aunque temporalmente derrotadas volverán a realizarse ahora: ¡ahora! porque el inhumano sistema capitalista no resuelve las necesidades materiales y espirituales de las grandes mayorías trabajadoras del planeta sino que profundiza el desempleo, la miseria, el hambre, la muerte, los genocidios, y contra estos efectos y contra sus causantes los pueblos, la clase obrera bajo la dirección de nuestros partidos comunistas con el concurso de organizaciones sociales y políticas; de franjas sociales, democráticas, antiimperialistas llevaremos a cabo una mayor y más profunda lucha por la emancipación de los sentidos, de las voluntades y de la conciencia colectiva de los trabajadores y los pueblos para arrinconar y derrotar a los modernos enemigos de la clase obrera y los pueblos del mundo en cada país de la tierra.

 Es por ello que durante y con posterioridad a la victoria de las revoluciones sociales proletarias los seres humanos que trabajan en la tierra y las fábricas, la juventud, la intelectualidad revolucionaria y democrática, al lanzarse a la lucha por su libertad dirigidas por sus partidos comunistas recuperan la conciencia del papel humano que Marx resaltó al referirse a la <La humanización de los sentidos>.

Esta es la razón por la cual al conmemorar la creación de la teoría marxista que pone al descubierto el papel del proletariado como creador de la riqueza social y protagonista de la histórica revolución social proletaria así como del papel explotador y opresor de las burguesías que se apropian de la riqueza social producida por las clases trabajadoras reafirmamos que nuestros sentidos naturales y sociales están y se colocarán con mayor pasión, voluntad y conciencia al servicio de la lucha y la victoria de los ideales del socialismo y del comunismo basados en la veracidad científica del marxismo de que la única solución a la crisis del capitalismo es la realización victoriosa de la revolución social proletaria.

Las lecciones dejadas por la Primera Internacional Comunista dirigida por Carlos Marx, su compañero de armas Federico Engels; por sus compañeras de la vida y el combate liberador, Jenny Von Westfalen y Mary Burns; por los comunistas de aquellos momentos extraordinarios de la historia de la lucha de clases de la Liga de los Comunistas y de la Primera Internacional armados de la ciencia revolucionaria proletaria dieron los primeros pasos para generar conciencia entre millones de seres humanos que crean la riqueza social para llevar a cabo la liberación de la violenta dominación del capital haciendo uso del derecho a la violencia consciente y organizada que Marx esclareció como , que, afirmada en la verdad científica nos brinda el privilegio de luchar por la transformación de esta sociedad capitalista en una sociedad comunista superior trabajando para generar conciencia entre la clase obrera, los pueblos, la juventud, la mujer para que se alcen bajo la dirección de los partidos comunistas hacia la conquista de la libertad de clase aplicando los enunciados del <Manifiesto Comunista>.

Esta extraordinaria, lúcida, humana y de clase actividad revolucionaria proletaria restituye aquella cualidad destacada por Marx: La humanización de nuestros sentidos nos libera de la dominación espiritual de la opresora clase mundial de los capitalistas e imperialistas y de sus sirvientes, los revisionistas, los reformistas y demás variantes del oportunismo. Reafirma nuestra calidad de seres humanos con los sentidos, la voluntad, la conciencia teórica y política más humanizada del planeta comprometida a luchar por la humanización de los sentidos para las clases trabajadoras de las ciudades y los campos, para la intelectualidad democrática, antiimperialista, auténticamente progresista que es la poderosa razón por la cual tenemos el honor de llamarnos abierta, conscientemente: . <comunista>.

Marx dejó sembrada la idea de que nosotros somos, debemos ser, los mejores representantes de la que es la suma consciente de las voluntades y las conciencias para trabajar esforzadamente por proveer de conciencia a la clase obrera, al campesinado, a la juventud y la mujer trabajadora: A los pueblos acerca de la necesidad de echar abajo este sistema capitalista inhumano que dice a boca llena que su objetivo es enriquecer a una jauría minoritaria en desmedro de las vidas y del derecho a la conciencia, a la humanización de los sentidos en base de la transformación material de la sociedad capitalista en sociedad socialista como sociedad de tránsito a la sociedad superior comunista para proteger la especie superior de la animalidad: El ser humano y al propio planeta tierra de su destrucción. 

Por eso Marx planteaba la inevitabilidad de que en el futuro, tras diversas revoluciones que inevitablemente no podrán ser pacíficas sino como él destacaba: se logrará en la sociedad comunista superior hacer uso de las ciencias y de la tecnología para preservar la vida de los seres humanos y de la naturaleza; para aprovechar sus voluntades, sus talentos, sus sensibilidades para producir no solo alimentos, medicinas, vivienda, sino educación en los más altos niveles para perfeccionar el desarrollo de los niños, de los adolescentes, para proteger a los seres humanos y a los ancianos que deben tener una vida productiva y creadora hasta el final de sus días: Una sociedad exenta de guerras entre pueblos. No como en la película que reproduce en el cosmos lo que los dueños de la propiedad, los imperialistas, hacen en la tierra, en el Sistema Solar de esta Galaxia.

El socialismo auténtico no ninguna farsa reformista que se auto-membrete deformando la teoría científica del marxismo tiene como tarea histórica y política la de que echar abajo al capitalismo y al imperialismo: Eliminar la explotación y opresión causada materialmente por el capitalismo: La propiedad privada y las relaciones de producción capitalistas que explotan y oprimen a obreros y campesinos, a la intelectualidad democrática que crea ciencia y tecnología para el progreso y la libertad.

El socialismo de la clase obrera será impulsado con las fuerzas unitarias de los campesinos, de los pueblos, de las juventudes populares, de los maestros, de los barrios, de la intelectualidad democrática, patriota, progresista bajo la dirección de los hombres y mujeres, de los jóvenes organizados en la responsabilidad más alta de elevar la conciencia de los de abajo, de los oprimidos, para echar abajo con esas fuerzas al capitalismo y al imperialismo: En los partidos comunistas que tenemos la obligación de liderar la lucha consciente de los trabajadores de las ciudades y los campos cuya brecha abrió Marx al crear la ciencia del marxismo hecho histórico que celebramos y conmemoramos los comunistas organizados del mundo entero para comprometernos con mayor energía por cumplir las tareas que fueron creadas por la mente y el espíritu genial de Marx:


Comentarios

Entradas populares